César Rengifo (Caracas, 14 de mayo de 1915Caracas, 2 de noviembre de 1980) fue un pintor y dramaturgo venezolano exponente de las tendencias realistas en la pintura venezolana inspiradas en la pintura mexicana, junto con Héctor Póleo, Pedro León Castro y Gabriel Bracho; todos ellos después de haber iniciado estudios en Caracas fueron a México la mejor época del muralismo mexicano.

 

Vivió en San Bernardino, Caracas, pierde a su padre cuando aún no había nacido, Angel Rengifo.    

Su madre Felícita Cadenas  fallece, cuando César sólo tenía diez (10) meses de edad. Queda al cuidado  de unos padres adoptivos de la zona, Mariano Rovaina y Ascensión Delgado, quienes le dan protección  con humanidad y en combinación con el direccionamiento de  un padrino, José del Carmen Toledo, recibe de ellos el cariño, los recursos y la energía necesaria, y este respaldo junto con su talento natural  lo van a convertir  en uno de nuestros más lúcidos  representantes de las artes en Venezuela.

En 1941 se casa con la ciudadana Ángela Carrillo, unión en la cual tuvo dos hijas, Flérida y Diana.

Cursó estudios junto a Cruz Álvarez García y Rafael Monasterios en la Academia de Bellas Artes de Caracas entre 1930 y 1935. En 1936, y dentro del proceso de reforma de esa institución, cuando Rómulo Gallegos se desempeñaba como ministro de Educación, César Rengifo obtuvo una beca para especializarse en pedagogía de las artes plásticas en Santiago de Chile. En 1937 viajó a Ciudad de México para inscribirse en la Academia de San Carlos y Escuela La Esmeralda donde permaneció hasta 1938 especializándose en las técnicas del muralismo. Donde va a contactar la sabiduría de los  maestros del muralismo, Orozco, Siqueiros, Rivera,  Guadalupe Posada, aquí tiene contactos importantes con el Partido Comunista Mexicano y la Liga de Escritores. Participa durante esos tiempos en protestas por el asesinato de Federico García Lorca.

Incursiona en el Partido Comunista de Venezuela y en la Federación de Estudiantes de esos años, esto le ocasiona  cárcel de parte de las autoridades de la época, entre el Meta y el Río Orinoco, la Prisión del Jobito, allí comparte la estadía con figuras como el Maestro Prieto Figueroa y Leoncio Martínez. 

 

Una Rosa para mi Ciudad. 165 x 100, oleo s/tela, 1971
Credito: César Rengifo


Instancia del exodo VI. 88 x 110 cms, óleo sobre tela
Credito: César Rengifo


Diciembre. óleo s/tela, 1971
Credito: César Rengifo

 

 

Los apamates de mayo
1973
Oleo sobre tela
75 x 100 cm

 

La enamorada de la niebla
1979
Oleo sobre tela
151 x 120 cm