Aplicaciones en la Sustancia Inorgánica

Escrito por Editor Visto: 100

Aplicaciones en la sustancia inorgánica: Se denomina sustancia inorgánica a toda sustancia que carece de átomos de carbono en su composición química, con algunas excepciones. Un ejemplo de sustancia inorgánica es el ácido sulfúrico o el cloruro de sodio. De estos compuestos trata la química inorgánica.

En biología, el concepto de inorgánico y orgánico es muy importante y de vital importancia en temas como la nutrición de los organismos autótrofos. Estos organismos solo utilizan sustancias inorgánicas del medio (agua, sales minerales y dióxido de carbono) para su nutrición.

Las sales minerales y el agua son llamadas biomolecular inorgánicas: son moléculas que forman parte de los organismos vivos pero que no poseen hidrocarburos en su composición molecular.

Nomenclatura: es la utilizada para determinar nombres técnicos (o tecnisismos) universales que puedan ser identificados en toda la comunidad científica es como un lenguaje universal de la ciencia

Un ejemplo de ella es la clasificación taxonómica binomial propuesta por el señor Carl Von Linneo que separa a los organismos en especies, considerando aspectos morfológicos

Así pues un hombre científico esta compuesto por un
Género especie

Este se escribe de la siguiente manera

El genero se escribe siempre con la letra inicial en mayúscula y las demás en minúscula y la especie se escribe todas con minúscula además van escritas en letras cursivas.

Anotaciones químicas de las sustancias inorgánicas: se encarga del estudio integrado de la formación, composición, estructura y reacciones químicas de los elementos y compuestos inorgánicos (por ejemplo, ácido sulfúrico o carbonato cálcico); es decir, los que no poseen enlaces carbono-hidrógeno, porque éstos pertenecen al campo de la química orgánica. Dicha separación no es siempre clara, como por ejemplo en la química organometálica que es una superposición de ambas.

Antiguamente se definía como la química de la materia inorgánica, pero quedó obsoleta al desecharse la hipótesis de la fuerza vital, característica que se suponía propia de la materia viva que no podía ser creada y permitía la creación de las moléculas orgánicas. Se suele clasificar los compuestos inorgánicos según su función en ácidos, bases, óxidos y sales, y los óxidos se les suele dividir en óxidos metálicos (óxidos básicos o anhídridos básicos) y óxidos no metálicos (óxidos ácidos o anhídridos ácidos).

Propiedades y características de los elementos:  Para identificar una sustancia no nos bastará con conocer una de sus propiedades características, sino que habremos de identificar varias de ellas, las más importantes, y las más fáciles de determinar son: la densidad, los puntos de fusión y ebullición, relacionados con la temperatura, y la solubilidad, que también tiene que ver, de otra forma, con la temperatura.

Las propiedades características se determinan a través de análisis, estos análisis son análisis cualitativo y análisis cuantitativo.

En los análisis cuantitativos se encuentran las propiedades características medibles; y en el análisis cualitativo se encuentra las propiedades características no medibles.

Las propiedades características medibles son:

Densidad: masa de un cuerpo por unidad de volumen

Punto de fusión: temperatura a la que el estado sólido y el estado líquido de una sustancia se encuentran en equilibrio.

Punto de ebullición: temperatura a la que la presión de vapor de un líquido se iguala a la presión atmosférica existente sobre dicho líquido.

Solubilidad: La solubilidad es una medida de la capacidad de una determinada sustancia para disolverse en otra. Puede expresarse en moles por litro, en gramos por litro, o en porcentaje de soluto; en algunas condiciones se puede sobrepasarla, denominándose a estas soluciones sobresaturadas. El método preferido para hacer que el soluto se disuelva en esta clase de soluciones es calentar la muestra. La sustancia que se disuelve se denomina soluto y la sustancia donde se disuelve el soluto se llama disolvente.

Las propiedades características no medibles son:

Olor: es una propiedad intrínseca de la materia y se define como la sensación resultante de la recepción de un estímulo por el Sistema Sensorial Olfativo.

Sabor: es la impresión que nos causa un alimento u otra sustancia, y ésta determina principalmente por sensaciones alucinógenas combinadas, detectada por el gusto.

Textura: es la propiedad que tienen las superficies externas de los objetos, así como las sensaciones que causan, que son captadas por el sentido del tacto.

Brillo: es el resultante de la reflexión y la refracción de la luz en la superficie de un mineral.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar