La Campaña Admirable y la segunda Republica

Escrito por Editor Visto: 1216

 La Campaña Admirable fue una acción militar enmarcada dentro de la Guerra de Independencia de Venezuela. Fue comandada por Simón Bolívar y consiguió la liberación del occidente de Venezuela, integrado en aquel entonces, por las provincias de Mérida, Barinas, Trujillo y Caracas. Estos éxitos junto con los obtenidos en oriente por Santiago Mariño darían origen a la conformación de la Segunda República de Venezuela.

Luego de la pérdida de la Primera República el 25 de julio de 1812, Simón Bolívar se embarcaría en el mes de agosto a Curazao, prometiéndose volver a Venezuela para libertarla del oprobio español. Radicado desde el 14 de noviembre en Cartagena (actual Colombia), el joven caraqueño ofrecería sus servicios al ejército neogranadino, al igual que otros patriotas venezolanos desterrados. Bolívar asume la Comandancia de Barrancas y, para el 8 de enero de 1813, expulsa a las fuerzas realistas del Puerto de Ocaña y de toda la región del bajo Magdalena. Sin detenerse, conduce su tropa hacia la ciudad de San José de Cúcuta, liberándola el 28 de febrero de 1813.

Al llegar estas noticias al Congreso Unido el 1° de marzo, Camilo Torres lo nombra brigadier de los Ejércitos de la Unión y ciudadano de la Nueva Granada. Entrando a San Antonio del Táchira, a comienzos de marzo de 1813, Bolívar mostraría todas las intenciones de seguir avanzando y reconquistar Venezuela. Luego de esperar dos meses la autorización del gobierno neogranadino para aquella empresa, obtiene de aquel el permiso de expedicionar solamente hasta la ciudad tachirense de La Grita. El 14 de mayo daría comienzo a lo que se conoce como Campaña Admirable, partiendo desde la población tachirense hasta la ciudad de Mérida, contando con una tropa de 600 soldados. Nueve días después y despejado de enemigos el camino, Bolívar entra victorioso a aquella ciudad andina el 23 de mayo, allí le es otorgado el título de el Libertador. El general en jefe del Ejército Libertador ocupa Trujillo a principios de junio, ciudad donde dictó el Decreto de Guerra a Muerte el 15 del mismo mes. De Trujillo, libera seguidamente a Guanare, Barinas y San Carlos en tan sólo 20 días. Con la ruta de los llanos centrales libre de fuerzas enemigas y tras ocupar Valencia, el Libertador entra victorioso en Caracas el 6 de agosto de 1813.

Segunda Republica

A lo largo del año 1813, la República se recuperará de la desesperación y el terror generado por las tropas del general Domingo de Monteverde, Capitán General de la Provincia de Venezuela. Derrotar el ostracismo y la tiranía, la incapacidad y la rencilla, la disgregación y el desacato: serían los retos existenciales que a lo largo y ancho de 1813 tratarán de superarse. Era el grito de la patria el que convocaba al rescate para que pudiese completarse gloriosamente. Simón Bolívar y Santiago Mariño responderán a aquel llamado ineludible; el primero, avanzará desde la Nueva Granada; el segundo, desde los cayos del Golfo de Paria. Intento sin precedentes, estos dos caudillos enlazarían sus ímpetus desde occidente y el oriente venezolano, consiguiendo liberar el territorio en agosto de 1813. Frente a la liberación, y la obra de sus mejores hombres y mujeres, se desataría nuevamente las riendas del miedo. Al despuntar el año 1814, por las sabanas interminables y los llanos resplandecientes, José Tomás Boves (1782-1814) asumiría para sí mismo la tarea de desbaratar, por segunda vez, el sueño republicano. Alzando la bandera realista, Boves junto a su Legión Infernal sumirían a Venezuela en una guerra social encarnizada. Con la derrota, vendrá la emigración: el pánico, la muerte. La salida: comenzar desde cero la obra independentista. A lo largo del año 1813, la República se recuperará de la desesperación y el terror generado por las tropas del general Domingo de Monteverde, Capitán General de la Provincia de Venezuela. Derrotar el ostracismo y la tiranía, la incapacidad y la rencilla, la disgregación y el desacato: serían los retos existenciales que a lo largo y ancho de 1813 tratarán de superarse. Era el grito de la patria el que convocaba al rescate para que pudiese completarse gloriosamente. Simón Bolívar y Santiago Mariño responderán a aquel llamado ineludible; el primero, avanzará desde la Nueva Granada; el segundo, desde los cayos del Golfo de Paria. Intento sin precedentes, estos dos caudillos enlazarían sus ímpetus desde occidente y el oriente venezolano, consiguiendo liberar el territorio en agosto de 1813. Frente a la liberación, y la obra de sus mejores hombres y mujeres, se desataría nuevamente las riendas del miedo. Al despuntar el año 1814, por las sabanas interminables y los llanos resplandecientes, José Tomás Boves (1782-1814) asumiría para sí mismo la tarea de desbaratar, por segunda vez, el sueño republicano. Alzando la bandera realista, Boves junto a su Legión Infernal sumirían a Venezuela en una guerra social encarnizada. Con la derrota, vendrá la emigración: el pánico, la muerte. La salida: comenzar desde cero la obra independentista.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar