Religión de los Incas

Escrito por Editor Visto: 1147

Todas las actividades de esta civilización estaban imbuidas de religión, todo era místico y, de una forma u otra, todo tenía origen o destino divino. El espíritu profundamente religioso del pueblo era exacerbado por la acción del Estado para que constantemente se profundizara aún más y más, diseñando una intrincada parafernalia de dioses, ritos y ofrendas sin los cuales era imposible llevar adelante la vida sin verse afectado por poderosas fuerzas sobrenaturales.

El temor a lo desconocido promovido en el pueblo por la religión oficial, operaba como elemento fundamental para la unidad del imperio y la dominación de las enormes masas que lo conformaban. De tal forma, el gobierno incaico constituyó una absoluta teocracia, sumamente opresiva.

 

No existe una absoluta claridad sobre muchos aspectos de la ideología religiosa de los incas, y se estima que existían algunas diferencias esenciales entre el culto de la elite imperial y el que desarrollaban las masas rurales.

Es posible que algunas figuras del panteón incaico fueran de excesiva complejidad para las mentes básicas de los componentes del hatun runa, y que, de esta forma, se haya ido adaptando el culto a las diferentes clases sociales. Así, se habría ido sofisticando el culto en los selectos templos urbanos donde se desempeñaba el poder eclesiástico imperial, mientras que se iba precarizando en las zonas rurales al verse irremediablemente influidas por las creencias populares de las clases campesinas, algunas de ellas incluso, anteriores al sometimiento de sus pueblos.

La base religiosa era la creencia en una entidad superior todopoderosa, que había creado el mundo y el universo. La denominación de éste dios creador era Viracocha, quien luego de crear el mundo arribó a la tierra desde el lago Titicaca, para pasar a crear la humanidad. Seguidamente, les dejó los mandamientos para llevar adelante la civilización y se marchó caminando sobre las aguas en dirección al sol, no sin antes prometer que regresaría en el futuro.

En realidad, es muy relativo lo que se conoce sobre este dios civilizador, ya que existen en la zona andina múltiples leyendas sobre él, que refieren diferentes orígenes, formas y características, haciendo muy confusa su verdadera entidad.

Es probable que este mito haya llegado a nuestros días después de haber sufrido adaptaciones de todo tipo luego de recibir influencias de creencias cristianas y mitos de zonas rurales. No deja de ser significativo que una vez caído el incanato este culto desapareció completamente.

En cual labor se destacaron los Incas: Uno de los ámbitos entre los que más descollaron los incas fue en la arquitectura, materia en la cual se destacaron principalmente con la construcción de templos, palacios y edificios militares. Por todos los rincones del imperio proliferaban este tipo de construcciones, que formaban parte de su sistema de dominación y expansión territorial, al utilizar la construcción de edificios como otro elemento aglutinante de la variedad de etnias y culturas tan diferentes que habían sido dominadas.

Su arquitectura se destacó por el tratamiento de la piedra, como material principal de sus construcciones.

Si se alcanzan a distinguir diferentes estilos dentro de su arquitectura, éstos se definirán a partir del tipo de bloque utilizado, dándole su tamaño y forma, mayor o menor importancia al conjunto. Podrían distinguirse así, tres estilos: el más sencillo, realizado con piedras sin labrar, y de forma irregular, especialmente utilizado en la construcción de viviendas; el segundo, para lo cual se utilizaban piedras perfectamente labradas, con formas geométricas, a veces insólitas como la famosa piedra de los doce ángulos de Cuzco, para la construcción de palacios, templos y edificios estatales; y en tercer lugar las construcciones de carácter ciclópeo, para lo cual se utilizaban piedras de tamaños, a veces inverosímiles, que provocan aún en la actualidad no sólo el asombro, sino el interrogante de cómo pueden haber sido transportadas -a veces durante largas distancias sobre terrenos irregulares- sin haber contado los incas con el auxilio de la rueda ni de herramientas duras.

Este último tipo de construcción se utilizaba especialmente para edificaciones de carácter militar. Como ejemplo se puede citar especialmente a la célebre fortaleza de Sacsahuamán, en las afueras del Cuzco, especie de muralla defensiva con significación religiosa que causó el horror de los conquistadores españoles, llegando incluso a ser calificada como "construida por el demonio" por el fraile Valverde, y a ordenar su destrucción, cosa que finalmente no pudo ser llevada a cabo.

En cualquier caso, sus construcciones eran normalmente de una sola planta. Tal fue la pericia alcanzada en estas artes por esta civilización, que provocó el asombro de los conquistadores y hoy en día, se mantienen en pié todas aquellas obras no destruidas por ellos, luego de siglos de soportar ataques, saqueos y terremotos.



 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar