Muerte de Santa teresa de Jesús

Escrito por Editor Visto: 712

De que murió Santa Teresa de Ávila, se que su agonía fue larga pero no se de que murió. Gracias. México

Respuesta: Santa Teresa, además de su avanzada edad (67 años en el siglo XVI era ser todo un anciano), padeció un cáncer de útero, según lo que hoy se ha podido saber, por las mismas declaraciones de la santa sobre sus flujos de sangre, casi terrosa y el olor desagradable que tenían.

Aún así no tuvo larga agonía, aunque sí es cierto que padeció muchas enfermedades y dolores, pero a todo lo largo de su vida; incluso de jovencita estuvieron a punto de enterrarla viva.


Ahora, sí que se puede considerar su último viaje una agonía:

Ya había consolidado la fundación de Burgos, y quiso dirigirse a Ávila, pasando por Palencia y Valladolid, en Ávila pensaba darle la profesión a su sobrina Teresita, hija de su hermano. Cuando llegó a Medina del Campo, el provincial Antonio de Jesús le ordenó que se dirigiera a Alba de Tormes, porque la hija de la Duquesa daría a luz y la querían allí. (Esta orden, inmisericorde con la Madre Teresa, anciana y agotada precipitó su fallecimiento. Lo único que habría deseado ella, morir tranquila en su conventito amado de San José, le fue negado por caprichos de nobles y superiores).

Y allí se fue la santa, en medio de un viaje durísimo, el calor, los tumbos del carro, la fiebre acusada y la falta de alimentos. Dice su gran amiga y secretaria, la Beata Ana de San Bartolomé: "Cuando vi que por dinero no se hallaba cosa, no podía mirar a la madre sin llorar, que tenía el rostro medio muerto". Llegaron a Alba de Tormes (por cierto, ya había ocurrido el dichoso parto) el día 20 de septiembre y hasta el 29 estuvo  "cayendo y levantándose", cuenta Ana de San Bartolomé. La duquesa de Alba, María de Toledo la atendió personalmente sin separarse de su lado, dándole de su propia mano los alimentos y las medicinas. (¿Culpabilidad?, a saber)

Del 29 de septiembre al 4 de octubre ya no se levantó más. Falleció sostenida por Ana de San Bartolomé y diciendo: "Al fin, Señor, muero hija de la Iglesia". Su corazón y su brazo derecho permanecen incorruptos en Alba de Tormes, donde también se venera su cuerpo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar