Importancia Petroquímica: Hoy día es imposible entender el mundo en que vivimos sin la aportación tan impresionante y tan importante de la industria petroquímica.

Si la revolución industrial, que comenzó entre finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX, fue el inicio de la era moderna, la aparición del petróleo y, por extensión de la industria petroquímica, es lo que nos ha permitido no sólo darnos una calidad de vida y prosperidad a nivel industrial, sino que todos sus logros van influir en el futuro de nuestro mundo. Aunque esta influencia que es positiva y muy importante, también tiene su lado negativo.
Pero también hay otros productos que sin la industria petroquímica no existirían, como por ejemplo el metano, el butano, el propano u otros productos como, por ejemplo, el plástico o el asfalto e incluso las fibras sintéticas.

A partir de los combustibles sólidos, también podemos conseguir otra serie de productos muy importantes para el control de plagas, algo muy importante en los cultivos. Así, se pueden obtener fertilizantes, pesticidas y herbicidas que ayudan a evitar los ataques a los cultivos, con lo que ayudan a evitar pérdidas millonarias y a que la población pueda pasar hambre.

Si bien es cierto que en los combustibles sólidos son una materia con fecha de caducidad, ya que se espera que, aunque el plazo sea para dentro de mucho tiempo, se acaben y, por extensión los productos que se producen gracias a él.

Lo más normal y, con la llegada y asentamiento de las energías renovables, es que la industria petroquímica, no ahora, pero si dentro de un tiempo, cambie su estrategia y apueste por mantener una estructura de empresas que creen productos para servicios y vaya renunciando poco a poco a la estrategia de combustible para medios de transporte.

Importancia Económica para el País: Hay que entender que, económicamente, un país no sólo se mide por el número de empresas que tienen o por el número de turistas que van a conocerlo.

Lo importante es que haya un nivel de empleo suficiente que mantenga una tributación y que ésta, por extensión, ayude a las inversiones necesarias para aumentar esa riqueza del país.

Además, hay algo muy claro y es que cuenta mayor riqueza tenga el Estado porque hay un mayor número de trabajadores, revertirá en que habrá un mayor consumo, también puede crecer el ahorro y, paralelo a esto, el número de empresas, en lo que a pequeños y medianos empresarios, pymes y emprendedores se refiere, aumentará, lo que ayudará también a crecimiento económico del país.

Por lo que no se debe apostar nunca es por los recortes, por la precariedad y por la desatención social ya que, de hacerlo, estamos dando argumentos al exterior para que la inversión que pudiera entrar no lo haga por falta de confianza y, por otro lado, estamos perdiendo riqueza interna y capacidad para crear la.

Todas las políticas dirigidas al crecimiento económico de un país, aseguran que éste se mantendrá siempre en un nivel de riqueza y de apoyo social que hará más complicado que, en caso de crisis, como la que estamos viviendo desde hace varios años, tengan la repercusión tan negativa como está teniendo en algunos países.