LENGUAJE ( Normas gramaticales, el uso del gerundio, Clasificacion de oraciones y otros)

Escrito por Editor Visto: 6269

Normas Gramaticales: El uso del Gerundio

           

 Es una forma invariable del verbo que NO indica ni el tiempo  en que transcurre la acción (presente, pasado o futuro), ni número (singular o plural), ni el género (masculino o femenino).  Y su uso correcto (según tendencias gramaticales a las que me apunto) sería cuando se refiera a una palabra cuyo caso o función dentro de la oración sea el de sujeto o el de complemento directo.

            “Los niños (sujeto) estaban saliendo (los niños) a la calle”

             “Estábamos dándole caramelos (complemento directo) a los niños”

          En términos generales, el gerundio, incorrectamente utilizado, induce ambigüedad. Precisamente, es esa ambigüedad lo que hace poco recomendable su uso en literatura por la falta de precisión y claridad que puede devaluar un escrito. Lo que no quiere decir que su uso esté en entredicho en aquellos casos en que el significado de la frase sea inconfundible.

 

 Un primer acercamiento a su correcto uso lo encontramos en su referencia al caso: el uso del gerundio  será correcto cuando el sujeto de dicho gerundio sea el complemento directo del verbo principal; (caso acusativo).

           P.e.: vimos a los niños caminando por la calle

-sujeto: Nosotros (elidido)

-verbo: vimos

-complemento directo: los niños (que son sujeto de la acción de caminar o de “caminando”)

 

 Sin embargo, una sola coma puede cambiar el significado de la anterior oración. Si, en lugar de decir “vimos a los niños caminando por la calle”, (en que lo que decimos es que vimos a los niños cuando ELLOS caminaban por la calle) decimos: “vimos a los niños, caminando por la calle”,  lo que estamos diciendo es que “vimos a los niños cuando NOSOTROS caminábamos por la calle. Por eso, sería preferible utilizar el gerundio cuando indique acción de simultaneidad y no acción de posterioridad.

 

 Será correcto decir: “vimos a los niños cerrando la puerta”; es decir: en el mismo momento en que cerraban la puerta. Pero sería más impreciso decir: “salieron cerrando la puerta” porque ese “cerrando” se refiere a una acción posterior –y no simultanea- a la de “salir” que, evidentemente, tiene que producirse antes de “cerrar”. 

 

Por la misma razón de imposibilidad de coincidencia temporal de la acción, -y para evitar un lenguaje innecesariamente complejo-, no sería correcto utilizar el gerundio como auxiliar del verbo principal: “estoy hablándote para que me entiendas” en lugar de “te hablo para que me entiendas”. No obstante, se viene admitiendo por los Académicos la utilización del gerundio como auxiliar del verbo cuando se refiere a una acción repetitiva: “llevamos tiempo diciéndole…”.

            El gerundio debe usarse siempre con carácter explicativo, y nunca con carácter especificativo. 

                BIEN: “Te envío un paquete conteniendo libros”

                MAL: “Te envío un libro hablando de árboles, flores, huertos…”

            Debe evitarse la utilización del gerundio en las oraciones de relativo:

                 MAL: “Estudio las normas  civiles regulando el matrimonio”

               BIEN: “Estudio las normas civiles que regulan el matrimonio”.

 

 En definitiva, y como norma literaria general: el gerundio, cuando no induce a error, puede dar un juego literario ciertamente interesante:

 “Íbamos saliendo poco a poco de aquella situación agobiante”

 

Clasificación de las oraciones

 

La gramática tradicional trata las oraciones desde un punto de vista de componentes inmediatos:

 

Oraciones compuestas: son las que dos o más oraciones forman otra oración; por ejemplo: A Carlos le gusta jugar futbol, pero a María solo le gusta jugar cricket.

 

Oraciones copulativas (o atributivas): aquellas que cuentan con un predicado nominal. Éstos constan de un verbo que hace de cópula entre el sujeto y el atributo.

 

Oraciones adversativas: aquellas que van precedidas por una conjunción adversativa (pero, sino, aunque, no obstante, mas, sino que). Contradicen el significado de la oración a la que se unen por la susodicha conjunción. (Ej.: Tú lo sabes, pero yo no).

 

Oraciones disyuntivas: aquellas que van precedidas por una conjunción disyuntiva (o, u). Contradicen o matizan el significado de la oración a la que se unen por la susodicha conjunción.

 

Este enfoque difiere grandemente de los enfoques más formales, y en cierto modo más aplicables a la generalidad de lenguas del mundo. En estos enfoques lo más importante no es la cualidad de los elementos de unión en las oraciones compuestas sino el tipo de estructura jerárquica que se da entre las diversas partes de dicha oración.

 

Verbos regulares e irregulares

 

Por la manera en que se conjugan, se pueden distinguir dos clases de verbos: regulares e irregulares.

 

Los verbos regulares

 

son los que conservan la misma raíz en todas sus formas y tienen las desinencias del modelo de su conjugación (saltar, comer, vivir).

 Presente  Pretérito perfecto simple  Futuro 

saltar (modelo)  salt-o  salt-é  salt-aré 

contestar  contest-o  contest-é  contest-aré 

 

Se consideran regulares los verbos que tienen cambios en su raíz en algunas de sus formas por motivos únicamente ortográficos:

 Presente  Pretérito perfecto simple  Futuro 

cazar  caz-o  cac-é  caz-aré 

coger  coj-o  cog-í  cog-eré 

 

Los verbos irregulares

 

son los que no conservan igual la raíz en todas sus formas, o tienen desinencias distintas del modelo de su conjugación, o ambas cosas.

Para saber si un verbo es regular o irregular basta observar las siguientes formas:

Primera persona del singular del presente de indicativo.

Tercera persona del singular del pretérito perfecto simple.

Primera persona del singular del futuro de indicativo.

 Presente  Pretérito perfecto simple  Futuro 

saltar (modelo)  salt-o  salt-ó  salt-aré 

mostrar  muestr-o  mostr-ó  mostr-aré 

andar  and-o  and-uvo  and-aré 

 

Verbo

 

El verbo es la parte de la oración o categoría léxica que expresa existencia, acción, condición o estado del sujeto. La gramática tradicional ha considerado que el verbo es el núcleo del predicado de la oración, aunque según el enfoque generativista serían las inflexiones verbales de tiempo las que constituyen un auténtico núcleo sintáctico de la oración o sintagma de tiempo.

 

El subjuntivo

 

Es una de las variedades de la categoría gramatical de modo, categoría específica de los verbos.

 

Es el modo de la oración adjunta a cuya acción el contenido de la principal o la clase de nexo le da carácter de posible, probable, hipotética, creída, deseada, temida, o necesaria. Es el modo de lo virtual, ofrece la significación del verbo sin actualizar. El modo subjuntivo, como ya hemos indicado antes, se utiliza principalmente para indicar incertidumbre, subjetividad o posibilidad. Estos son aspectos generales que indican la necesidad de utilizar este modo.

 

El verbo: El indicativo

 

-Como regla general, cuando el hablante considera la acción verbal como una acción real, cierta u objetiva, usa el modo indicativo. El indicativo es el modo de la objetividad, de la imparcialidad del hablante.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar